Problemas dentales entre los jóvenes españoles: una más que triste realidad

Problemas dentales entre los jóvenes españoles: una más que triste realidad

Es probable que, al hablar de salud, todos y todas pensáramos de primeras en cuestiones como lo son el cácer, alguna discapacidad o problemas, por ejemplo, de índole gástrica o cardiovascular. Es lo que más suele venir a colación de este asunto. Pero no hay que perder de vista una cosa: que hay otra serie de asuntos que bajo ningún concepto deben ser olvidados por nuestra parte a la hora de luchar por conseguir una muy buen salud. Entre ellos, encontramos todo lo que tiene que ver con la salud dental, una cuestión de la máxima importancia.

Por desgracia, además de olvidársenos al hablar sobre salud, esta cuestión también se nos suele ir de  la cabeza cuando hay que tratar de realizar determinadas acciones para cuidar de dicha salud. Al menos, eso es lo que ocurre en un país como el nuestro. Y así tenemos la salud dental que tenemos, en una situación que es bastante mejorable y que nos obliga a actuar para tratar de evitar que las enfermedades relacionadas con este asunto crezcan todavía de una manera mayor a la que lo hacen.

Hay un grupo de población que tiene mucho más riesgo que los demás en lo que tiene que ver con el cuidado de la salud. Se trata de los niños, que por desconocimiento suelen no tener demasiadas precauciones al respecto. Ahí es donde entra la importancia que tienen los padres y madres en un asunto como lo es este. Son ellos y ellas las que tienen que poner todos los medios para que sus hijos e hijas  empiecen a mostrar interés en un asunto que, de una manera o de otra, va a ser realmente importante a lo largo de sus vidas.

Hay un asunto que nos preocupa en relación con la salud dental y los niños. Y es que, según una noticia que fue publicada en el portal web Heraldo, la caries afectaba en 2017 al 33% de los menores de 5 años y al 95% de los adultos jóvenes. Este es un problema de calado y que tenemos que resolver como sociedad, porque de lo contrario los datos que manejamos en la actualidad no variarán lo más mínimo de cara a los años que están por venir. La importancia de un asunto como este es brutal y hay que tener siempre en cuenta a los niños para tratar de mejorar los datos futuros.

Además, la Organización Mundial de la Salud ha aportado algunos datos que son de especial relevancia en lo que tiene que ver con la salud bucodental de nuestra población. Según la noticia que os vamos a enlazar a continuación, las enfermedades bucodentales son las enfermedades transmitibles más comunes de todas cuantas se conocen. Y es que no cabe la menor duda de que, teniendo en cuenta los datos registrados que os hemos comentado en el párrafo anterior, necesitamos poner todas las medidas preventivas en acción para tratar de reducir los efectos de los problemas dentales.

Los problemas dentales, por desgracia, vienen siendo demasiado comunes en los últimos años. Y lo vienen siendo en una población como lo son los niños. Así nos lo han contado desde una entidad como CDPA, las siglas de la Clínica Dental Patricia Aneiros, de Ferrol. La verdad es que este es un asunto que preocupa a los odontólogos y que requiere de una solución urgente por parte de todas las personas que forman parte del sector. Y es que no es para menos. Hay que poner todos los medios que tengamos a nuestro alcance para tratar de evitar que este tipo de problemas siga siendo tan habitual como lo es a día de hoy.

La educación es la clave en este sentido

A nadie le cabe la menor duda de que es fundamental educar para tratar de terminar con todos los problemas bucodentales que a día de hoy tienen cabida en esta sociedad. Sobre todo porque las personas jóvenes tienen que ir adquiriendo hábitos en lo que respecta a ese cuidado de nuestros dientes que tan imprescindible es para que todo sea correcto en nuestra boca. Son esas personas jóvenes las que, en definitiva, tienen que liderar ese cambio en los datos que se vienen registrando en España durante los últimos años.

Son muchas las personas que, en el interior de nuestras fronteras, sufren los efectos de un mal cuidado bucal. Ni en términos de salud ni tampoco en los de belleza se puede consentir que ocurra este tipo de cosas. La verdad es que ya hemos padecido bastante y toca que en Europa se empiece a hablar del cambio que pegamos los españoles en materia bucodental. Será una buena manera de demostrar que nuestra juventud tiene ganas de paliar los errores de sus mayores.