Me van a poner un bypass gástrico

Me van a poner un bypass gástrico

Siempre fui lo que se dice rellenito. Fui un bebé regordete y durante toda mi infancia y adolescencia también me sobraron siempre unos cuantos kilitos. En el colegio me llamaban “Laurel” o “Bibendum”– en referencia al gordo del dúo de Laurel y Hardy y al muñeco Michelin–. También tuve derecho a todos aquellos adjetivos crueles con los que te apodan tus compañeros de clase y más tarde en el trabajo (¡si encuentras!) cuando eres gordo sin que ellos se percaten (¡o no quieran pensar en ello!) del dolor que éstos pueden causar en la persona que sufre de sobrepeso u de obesidad, llegando estos apelativos a mermarles su autoestima y a veces incluso a quitarle las ganas de vivir. Lo digo porque ello a mí me pasó… Hace en efecto un mes, hice una tentativa de suicidio harto de tanto sufrir y de no conseguir adelgazar a pesar de mis esfuerzos y dietas. Me salvó in extremis mi casera quien al no verme sacar la basura ese día como de costumbre lo hacía se extrañó y decidió entrar (ser cotilla en este caso fue positivo). Fue en el hospital cuando una joven y gentil psicóloga me habló por primera vez del bypass y de una excelente clínica alicantina llamada Obes Corporación, que se dedicaba a ello y que proponía todo tipo de tratamientos para adelgazar y estéticos.

Mucha gente piensa de manera errónea al hablar de obesidad

La mayoría de la gente piensa que si eres obeso es porque comes demasiado y porque no tienes ninguna voluntad para adelgazar. Sin embargo, ¡las cosas no son así de simples! Es mucho más complejo… Por ejemplo yo no me tiro comiendo o babeando sobre la comida todo el día como Gargantúa o Pantagruel, tal y como lo piensan muchas personas, y además a mí de nunca me atrajeron ni los dulces, ni las chuches, ni la carne y embutidos, ni todos aquellos platos hipercalóricos. Yo soy más bien de fruta y verdura por mucho que no se lo crea la gente… Lo mío es en gran parte y desgraciadamente genético. Pues en la obesidad factores como la genética, herencia, metabolismo o trastornos alimenticios juegan un papel importante. Asimismo, algunos medicamentos como los esteroides pueden ser la causa de un aumento de peso.

La obesidad y sus distintas formas

La obesidad mórbida no es ser sólo gordo sino ser tan gordo que tu índice de masa corporal está entre el 50 y el 100 % por encima del peso en kilogramos recomendado para tu estatura en centímetros. Para medirlo es muy sencillo, tienes que coger tu peso y dividirlo por la altura en metros al cuadrado: peso (kg) / altura (m2). Según el resultado que obtengas puedes saber si estás por debajo o por encima del peso adecuado. Así pues, si obtienes un IMC inferior a 20 estás por debajo del peso que debería pesar, si obtienes entre 20 y 25 tu peso es el ideal, si éste se sitúa entre el 25 y el 29.9 ya entras en la categoría de las personas que sufren sobrepeso, al llegar a 30 hasta 34.4 ya eres lo que se denomina obeso/a, entre 35 y 39.9 entras en la obesidad severa, entre 40 y 49.9 en la obesidad mórbida, y si superas ya el 50 entonces alcanzas la súper obesidad. En mi caso, ¡yo estaba por encima del 46.7!, es decir dentro de la categoría de los obesos mórbidos.

shutterstock_147900704reducida

Riesgos para la salud

Ver mi reflejo en el espejo me era cada vez más insoportable. Cualquier movimiento me costaba un mundo. Problemas de salud tenía a mares: presión arterial alta, colesterol, problemas respiratorios, etcétera. Además, bien sabía yo que mi obesidad podía llevarme un día de éstos a sufrir incluso apoplejía, diabetes o cáncer… Con ello, me despidieron de mi trabajo. Vida social no tenía. Mi vida era un desastre. Decidí que ya no podía seguir así y ponerle por ello un punto final. Pero allí fue cuando apareció mi casera quien lo transformó en puntos suspensivos…

La solución está en el bypass

La que me llevó poco a poco a la idea del bypass fue la psicóloga que me trataba. Para que yo me amara tenía que aceptar también mi físico, y para ello tenía que darme los medios para que así fuera. Entonces fue cuando me habló de la clínica alicantina Obes Corporación y del bypass

Ya está todo acordado. Mañana entro en el quirófano. Mi nueva vida está a punto de empezar…