Las grandes mentiras de la salud bucodental

Las grandes mentiras de la salud bucodental

Vivimos en la época de las fake news, es decir, esas noticias falsas que predominan por las redes sociales y que de tanto verlas, parece que acaban siendo verdad. Está claro que son mentiras, pero ya se sabe que la mente humana es fácil de invadir con información tóxica. Por eso, queremos hacer un resumen de las principales mentiras que podemos encontrar sobre la salud bucodental.

Llamamos a la puerta de Gabel Dental para que nos ponga al día de todas las mentiras que se encuentran circulando por las redes. Y es que lo mejor en este casos es ponerse en manos de los profesionales del sector, son ellos los que nos deben conducir por el buen camino.

Una de ellas, la más reciente, es que se ha llegado a decir que el colutorio es el sustituto del cepillado.  Es indudable que ciertos colutorios tienen efectos beneficiosos para la salud bucodental, como la reducción del riesgo de caries o la eliminación de placa bacteriana. Sin embargo, estos efectos no deben servir para la imprescindible prescripción del dentista por las posibles consecuencias negativas que algunos de estos productos pueden suponer, por ejemplo, tinciones amarillentas en los dientes, alteraciones del gusto y, sobre todo, lo más importante, la posibilidad de enmascarar determinadas lesiones que pueden ser graves.

Con cepillarse ya es suficiente

Para una buena higiene bucal además del cepillo dental, también es recomendable el hilo o seda dental, ya que permite llegar a lugares donde el cepillo no alcanza. No basta con hacerlo con el cepillo. Y por supuesto, cuantas veces mejor. Además, los filamentos de los cepillos de farmacia son de un material especial, tienen las puntas redondeadas lo que permite arrastrar la placa sin dañar ni rayar el esmalte.

Cuánta más pasta mejor

La pasta se debe poner cubriendo el ancho y no el largo del cepillo. La cantidad correcta es el tamaño de un guisante. Y hay que recordar que con el cepillo en vertical hacer varias pasadas llegando atrás. Para evitar las náuseas, os recomendamos el uso del limpiador lingual. No toda pasta dental es adecuada para nuestros dientes. Debemos fijarnos si contiene flúor y sobretodo tener cuidado con algunas pastas blanqueantes ya que muchas son abrasivas y dañan nuestros dientes. El uso prolongado y continuo de este tipo de pastas puede hacer que tu esmalte se vaya desgastando.

El chicle como sustituto del cepillado

Esta es una de las más vergonzosas. Me parece increíble que haya gente se lo pueda creer. Puede que si masticas un chicle mentolado tu aliento huela bien, pero ni por asomo sustituye a la limpieza que efectúa el cepillo de dientes. Es solo una solución rápida por si te pilla en fuera de juego, pero nunca, repito, nunca, tiene que servir como reemplazo. Cepillarse los dientes es un hábito de higiene que debemos mantener diariamente para cuidar nuestra salud.

Las caries son cosas de niños

Para nada. Aunque suene a cuento infantil, hay personas que realmente creen que se trata de alguna dolencia infantil y que una vez eres adulto ya no puedes tener caries. Es verdad que las caries progresan más rápido en los dientes de leche, pero según la OMS cerca del 100% de los adultos tienen alguna. Y solo hay que hablar con los dentistas para saberlo. La placa dental seguirá acumulándose en los dientes mientras continúes teniendo dientes. Y es que está claro que aunque no veas las caries, sí están presentes entre tus dientes.

Si sangras, hay un problema

Muchos se piensan que lo de sangrar es algo habitual en las encías. Lo achacan a que se cepillan muy fuerte o con mucha velocidad. Pues no es así, si se sangra, hay problema. Es posible que tengas gingivitis. Esta enfermedad no es grave, pero si no se trata con el tiempo puede derivar en periodontitis, un problema bastante más serio, y que te puede dejar sin dientes. Haz caso a tu cuerpo, porque la sangre es una señal de peligro. Si tus encías sangran acude al dentista para saber cuál es el motivo.

Si no te duele, no vayas

Error, gran error. Lo ideal es acudir a revisión con el dentista regularmente para prevenir la aparición de infecciones y proteger nuestra boca antes de que exista un problema grave. No creas mitos de los cuales no conozcas su procedencia, ni siquiera aunque lleves toda la vida escuchándolos. Lo que tienes que hacer es consultar con tu dentista cualquier preocupación que tengas sobre tu salud dental para tener una boca sana.

No tengas dudas de que tu boca dice muchas sobre ti. Los dientes son el reflejo de nuestro organismo: una dieta poco equilibrada o rica en azúcares los hace más susceptibles a las caries. Se puede decir que son el oráculo de nuestro cuerpo.