La cifosis, un problema de salud que debemos tratar de evitar

La cifosis, un problema de salud que debemos tratar de evitar

En el año 1831 se publica la famosa novela del escritor francés Victor Hugo, obra cumbre  romanticismo francés, Notre-Dame de París, que relata la trágica historia, que se desarrolla en el París medieval del siglo XV, de Quasimodo, un jorobado sordo que vive en la catedral de Notre Dame de París y que se encarga de las campanas,  Esmeralda, una joven y bella gitana, y Claude Frollo, el archidiácono de la catedral. Todo ello mezclado con amores imposibles, personajes marginales y un trágico final que hicieron que esta obra fuese llevada al cine en multitud de ocasiones, con versiones tanto para público adulto como para el público infantil, bajo el título de El jorobado de Notre-Dame de París. El personaje del jorobado, del que muchos se preguntan si verdaderamente existió, se volvió tan famoso por la simpatía que despertaba entre los lectores y los espectadores que es incluso uno de los atuendos más reclamados en las tiendas de disfraces. Os aconsejo entrar en La Casa de los Disfraces si busca´si un disfraz de este entrañable personaje, es una tienda online donde podemos encontrar todo tipo de ropas para los Carnavales y demás artículos para fiestas.

El jorobado es el personaje principal de la trama de la novela, una persona marginada por una minusvalía física que le produce la joroba que padece. La joroba o chepa, como vulgarmente se llama a la cifosis, es una curvatura bastante prominente de la espalda, en su parte superior, que nos hizo muy entrañable al protagonista de la novela y la películas, pero que realmente supone un verdadero daño en nuestra salud o calidad de vida. Generalmente se desarrolla con la edad, sobre todo en las mujeres, siendo causada por la osteoporosis, que es una enfermedad que va debilitando los huesos hasta su aplanamiento. Estas vértebras de la parte superior de la columna se van aplastando hasta llegar a quedar en forma de cuña, provocando esta redondez exagerada, y con ella dolor de espalda y rigidez.

Existe también la joroba postural, que se da normalmente en la adolescencia, debido a que se adoptan malas posturas al sentarse, caminar con la cabeza baja, etc., siendo esta fácil de corregir. Otro tipo de cifosis puede ser por defecto de nacimiento, al no desarrollarse bien la columna vertebral en el útero de la madre. Y la más complicada es la cifosis que está asociada a la enfermedad de Scheuermann, siendo más frecuente que la padezcan los niños que las niñas; es hereditaria y se detecta durante el desarrollo del niño. Su progresión es lenta y su tratamiento, en principio, será sin cirugía, mediante la colocación de un corsé que intentará guiar a la columna vertebral en su desarrollo, intentando mantenerla lo más recta posible, por lo que sólo tendrá éxito si la persona está en periodo de crecimiento.

efrwfregrtgrtfvreducida

Terapias para corregir las malformaciones en la espalda provocadas por la postura

Una buena terapia para corregir o tratar de hacer más leves estos problemas en la espalda causados por las posturas será el fortalecimiento de los músculos que sujetan la columna vertebral, mediante ejercicios como abdominales, lumbares y de extensión. El yoga y el pilates, dos disciplinas deportivas muy en boga en la actualidad, también son efectivos, pero lo que siempre recomiendan los médicos es, sobre todo, la natación, ya que se trata de un ejercicio muy completo donde se fortalecen todos los músculos.

Por su parte, la cirugía se recomienda solamente en casos extremos, si el dolor es muy intenso, pues es una cirugía compleja y que puede ocasionar múltiples complicaciones graves. Asimismo, según las estadísticas, el porcentaje de personas que tienen que volver a operarse por segunda vez es alto.  Hay pacientes a los que la deformidad les causa graves problemas psicológicos, por lo que también podría corregirse quirúrgicamente en estos casos.