Endodoncia: Tratamiento y soluciones

Endodoncia: Tratamiento y soluciones

Uno de los tratamientos que más se realizan en las clínicas dentales es la endodoncia. Si vamos a su raíz ya nos da una idea de lo a que nos enfrentamos. Endo, que significa interior, y odontos, que es diente. Es decir que consiste en la extirpación de la pulpa dental y el posterior relleno y sellado de la cavidad pulpar con un material inerte. Es una especialidad odontológica reconocida desde 1963 por la Asociación Dental Americana mientras que los odontólogos especializados en esta técnica reciben el nombre de endodoncistas.

La verdad es que no es un tratamiento sencillo, y si hemos llegado hasta aquí es porque hemos tenido problemas en nuestra salud bucodental. Ahora bien, también es cierto que se trata de uno de los procedimientos odontológicos conservadores más habituales. “Mediante esta técnica, se trata el interior del diente y se consigue mantener la dentición original, tanto su funcionalidad como su estética”, nos cuentan desde Espai Dental Love, quien nos ofrece más detalles de la situación.

“Consiste en el tratamiento de los conductos radiculares o raíces de las piezas dentales con caries profundas, en el que se extrae la pulpa dental, que se encuentra dañada. En todos estos casos, el diente puede volverse sensible al calor, al frío o a la masticación”, detallan. Seguro que si has pasado por ello, sabes de lo que estamos hablando. ¿Verdad?

Está claro que la conservación de las piezas dentales y la reducción de los casos de extracciones es una de las prioridades por las que se lucha en las clínicas dentales. Unos buenos profesionales tienen que comprometerse  a que conserves tu sonrisa de la manera más natural, siempre que sea posible. Si sientes molestias en un diente o te ha aparecido un flemón, no dudes en acudir a una clínica dental.

¿Cuándo se necesita un tratamiento de endodoncia?

Buena pregunta, ya que no siempre por tener una mala salud bucodental tienes que someterte a una endodoncia. Todo el mundo puede padecer una caries profunda en algún momento de su vida, pero lo importante es tratar la infección a tiempo para evitar procedimientos más invasivos. De ahí que la prevención sea uno de los puntos más importantes para los pacientes.

Síntomas

Estos son los síntomas más habituales que puedes tener y que pueden originar un problema en tus encías y dientes. 

Caries visible. Es la más habitual y si lo vas dejando es posible que pueda ir a mayores. Hay que mantener una higiene adecuada con tres cepillados al día.

Sensibilidad dental al frío o al calor. Es uno de los síntomas que también pueden hacer visible un problema de endodoncia. Hay que estar muy atento.

Dolores dentales agudos y constantes. No hay nada más doloroso que un dolor de dientes, quien lo ha tenido, lo sabe. Por eso, hay que acudir a una clínica dental para que te diga de qué se puede tratar.

Molestias durante la masticación. Si notas que cuando estás comiendo te duelen las muelas, o que sientes un dolor constante mientras al masticado, es posible que puedas tener un problema grave en tus dientes.

Cambio de color u oscurecimiento en alguno de tus dientes. No nos referimos a que tengas los dientes amarillos, que eso es por culpa de una mala higiene, comidas, bebidas y sobre todo, el tabaco. Nos referimos a que de repente un diente o dos, los que están afectados por la endodoncia, cambien hacia un color oscuro, entre gris y negro.

Aparición de un flemón. Las hinchazones no son buenas y siempre alertan de un problema gordo. En este caso, estaríamos hablando de los molestos flemones.

Tratamiento

Para terminar, los profesionales de Espai Dental Love nos cuentan cómo es el tratamiento para solucionar un problema de endodoncia. “Consiste en acceder hasta la pulpa dental, con el objetivo de extraer el tejido dañado. Se trata de un procedimiento de limpieza de los conductos radiculares para eliminar las bacterias presentes. Para evitar extracciones innecesarias, usamos todas las herramientas que tenemos a nuestro alcance para restaurar tus dientes y devolverte la funcionalidad y la estética de una dentición sana”, detallan.

Después de esta intervención, los profesionales llevarán a cabo radiografías de tu boca para valorar el estado de la pieza dental y determinar el daño. Mediante procesos con anestesia local, se llevará a cabo la pequeña intervención, efectuando la limpieza y desinfección de los conductos. Finalmente, el diente tratado es sellado y la pieza queda totalmente insensibilizada.

Una vez terminado el proceso, los dentistas comprobarán si todo ha ido bien y, generalmente, te realizarán un seguimiento durante unas semanas o meses. Y así de fácil puedes solucionar el problema de endodoncia. Ahora bien, como todo en esta vida, hay que cogerlo a tiempo, antes de que sea demasiado tarde.