El bruximo: problemas y tratamiento

El bruximo: problemas  y tratamiento

¿Has notado que por las noches no descansas y te levantas con dolores de cabeza y las mandíbulas entumecidas? ¿Has notado que tus dientes tienen algo más de sensibilidad de la que deberían? Si es así, es probable que padezcas bruxismo. Una de las enfermedades más presentes pero cuyo significado se desconoce. Una patología que te provoca el apretamiento dental de manera inconsciente y que está afectándote en otros aspectos de tu salud general.

Como te decíamos, es un hábito, repetitivo e inconsciente. Es eso de apretar o rechinar los dientes. Se trata de una patología bastante común, ya que se da en el 50% de la población española, pero muchas personas no lo dan importancia y luego es peor. Incluso si estás dentro del porcentaje de afectados, va a costarte percibirlo porque la mayoría de las veces ocurre durante la noche. También es habitual que aparezca durante el día como consecuencia de momentos de gran tensión o concentración.

Síntomas

Vamos a analizar primero los síntomas, porque es posible que padezcas bruxismo, pero no lo sepas. Una cosa muy clara es la sensación de sobrecarga en la mandíbula al levantarte por la mañana o al masticar. También la de tener chasquidos al abrir y cerrar la mandíbula, en la zona cerca del oído. Los dolores de cabeza (especialmente en las sienes), así como en cara, cuello u hombros. También te produce un dolor de oído y vas a notar una mayor sensibilidad dental.

En caso de que se haya manifestado alguno de estos indicios, lo más probable es que estés apretando los dientes sin darte cuenta. Para evitar que los síntomas del bruxismo vayan a más, es muy recomendable que visites a un dentista. En nuestro caso nos ponemos en contacto con la Clínica Dental Chicuela, que nos contarán cómo son los procesos para eliminar el bruxismo.

Y es que es importante que la trates lo antes posible para mantener a raya sus efectos más severos. De no ser así, como muchas patologías orales que aparecen de forma silenciosa y no muestran grandes síntomas, el bruxismo es una afección que puede tener consecuencias a largo plazo. Así que ya estás avisado.

“Dado que una parte importante de los factores causantes del bruxismo vienen relacionados con el estrés emocional, es importante que entiendas que eliminarlo no es algo que se pueda realizar en el dentista. Es importante que tú, como paciente, encuentres dónde está el origen de ese estado de ánimo límite que está provocándote el bruxismo y que aprendas a lidiar con el estrés. De esta manera, podrás librarte eficientemente de la tensión crónica”, nos explican desde la Clínica dental.

Así es el tratamiento

Ahora nos explican cómo es el proceso para poder tratar el bruxismo. En a una primera visita, que en este caso es gratuita y sin compromiso, te realizan un estudio de tu dentadura, y determinan fácilmente si padeces bruxismo. Posteriormente llega el momento de la elaboración del molde. En tu siguiente visita fabrican un molde en negativo de tu dentadura superior o inferior (dependiendo de dónde sea más útil para descargar la oclusión) con un material elástico llamado alginato.

Luego, tu molde será enviado a laboratorio, donde fabrican la férula. Esta será exclusiva para tu dentadura e intransferible. Se suele fabricar en acrilamida, una resina odontológica transparente que protege los dientes con la suficiente dureza para recibir la fuerza de la mordida. En cuanto la férula llegue, tu dentista realizará unos últimos ajustes para que encaje perfectamente en tu arco dental, sin presionar la encía ni el mismo diente. Vas a notar que ni la sientes, porque se adapta perfectamente a tu boca.

Llegamos a la última fase, donde deberás colocarte la férula siguiendo las recomendaciones de tu odontólogo. Normalmente se te indicará colocártela durante la noche, y aunque sigas apretando tu mandíbula se habrá conseguido que ni tus dientes ni tu ATM sigan sufriendo.

Y después

Hay personas que solamente las necesitan durante episodios o temporadas puntuales. Se trataría de, por ejemplo, momentos de alto estrés (el año antes de la boda, un proyecto muy exigente en el trabajo, el primer año de vida de tu bebé, temporada de exámenes, etc.), lo que supone que el uso de la férula esté condicionada a esta época concreta. De esta forma, puede llegar a durar muchos más años.

Sin embargo, las personas con un problema de alineación dental no resuelto o sometidas a un estrés crónico suelen realizar un uso diario de la férula, además de que resulta necesario sustituirla cada uno o dos años. Es importante actualizarla porque con la constante presión de las mordidas nocturnas, el material se va desgastando y deformando y la férula pierde efectividad con el paso del tiempo.

De estos aspectos ya te informará tu dentista. Lo primero que tienes que hacer es ponerte en manos de profesionales para evitar que tu problema vaya a más.