Di no al envejecimiento prematuro

Di no al envejecimiento prematuro

Dicen que hay muchas formas de envejecer. Hay quien envejece mejor y quien lo hace peor, quien aparenta más edad de la que tiene, quien aparenta menos edad, y quien aparenta justo la edad que tiene pero lo importante, dejando a un lado la estética, es que nuestro estado físico sea el mejor posible pues eso nos va a dar mejor calidad de vida, ahora y en el futuro. Para ello siempre se habla de llevar una dieta equilibrada y tener una vida activa, con ejercicio periódico que nos ayude a mantenernos en forma, pero además de eso tenemos un plus en ciertos suplementos alimenticios. Hoy, vamos a hablar de todo.

La Dieta

Está claro que el tiempo pasa, que no podemos evitar tener ciertas arrugas en el rostro, marcas de la vida, y que quien quiera lucir como una joven de 25 años toda la vida tiene un problema. Ahora bien, también sabemos que cuidar nuestra piel, cuidarnos por dentro y por fuera, va a ayudarnos a que el paso del tiempo nos afecte lo menos posible y en eso, la dieta, es uno de los principales factores a tener en cuenta.

Por supuesto, llevar una dieta equilibrada es bueno para controlar prácticamente cualquier tipo de patología y, por supuesto, para mejorar nuestro estado de ánimo y, como sabéis, nos ayuda a tener un peso sano así como las vitaminas y los nutrientes que nuestro cuerpo necesita para funcionar correctamente. Para ello debemos olvidarnos de los ultraprocesados, lo ideal es comer procesados sanos y, por supuesto, alimentos frescos o congelados sin tratar y, por supuesto, debemos olvidarnos del “fast food”.

No obstante, además de eso, hay ciertos alimentos considerados antioxidantes que nos ayudan a que nuestras células se oxiden más lentamente, y eso se traduce en un envejecimiento de esas células lento y pausado. Pero, ¿qué alimentos son esos?

  • Frutas como las fresas, las moras, arándanos, bayas de Goyi, grosella, frambuesas, cerezas, uvas, mango, granadas, naranjas, melón, limón, etc.
  • Verduras como el tomate, el ajo, la zanahoria, el brócoli, la calabaza, la remolacha, el pimiento verde, etc.
  • Frutos secos como las nueces, almendras, cacahuetes, pistachos, avellanas, piñones, etc.
  • Especias, infusiones y cacao como el cacao puro, la canela, la pimienta cayena, el té verde, etc.

Suplementos Alimenticios

Si llevamos una dieta sana y equilibrada ya tenemos ganada gran parte de esta batalla contra el envejecimiento, pero para tener ya un resultado redondo en este aspecto, podemos recurrir a ciertos suplementos alimenticios como las pastillas naturales de granada, que sin químicos y con todos los ingredientes naturales, consiguen hacernos tomar en una pastilla el polvo de varias granadas, lo que ayuda notablemente. O el Tetrasod® un producto que contiene ciertas algas marinas que promueven el efecto antioxidante de nuestras células.

Otros suplementos alimenticios:

  • Vitamina A
  • Vitamina C
  • Vitamina E
  • Selenio
  • Coenzima Q-10

El Ejercicio

Ahora bien, llevar una buena y sana dieta y tomar suplementos alimenticios sin tener una vida activa es como intentar poner un parche y a una grieta enorme que, puede que contenga el problema pero no lo va a solucionar. Si de verdad quieres que lo que haces surja el efecto deseado tienes que ponerte manos a la obra con el ejercicio y llevar una vida lo más activa posible.

No se trata de tener la obligación de salir a correr diariamente 20 kilómetros, y digo esto porque hay quien pasa de cero a cien en cuestión de segundos, de lo que se trata es de intentar cumplir las siguientes pautas:

  • Permanece en estado activo todo el tiempo posible: ve caminando al trabajo si te es posible, a comprar, a visitar a los amigos, etc. No tiene nada de malo descansar un día y tomártelo con tranquilidad, pero por regla general no seas sedentario.
  • Haz ejercicio todas las semanas: no hace falta que sea todos los días pero sí dos o tres veces a la semana, al menos 45 minutos cada vez. Puedes caminar a paso ligero, hacer estiramientos, ejercicios de fuerza, bailar… lo que quieras.
  • Sube por las escaleras, el ascensor no es necesario si no tienes problemas de movilidad o vienes cargado hasta las cejas.
  • Utiliza tu ocio para permanecer activo: paseos por el campo, juegos al aire libre con los niños, salir a nadar en verano, etc.

La Piel

Y por último, no olvides cuidar tu piel. Ten una rutina de limpieza cutánea diaria y luego nutre tu piel con la crema adecuada: pieles grasas, pieles secas o pieles mixtas. Recuerda también usar protección solar todo el año, no solo en verano, y de alta protección. Exfolia tu piel una vez a la semana y usa mascarillas hidratantes de vez en cuando.

Porque envejecer no es sinónimo de hacerse viejo, a veces.