Los tratamientos de estética dental más demandados

Los tratamientos de estética dental más demandados

Todo el mundo quiere lucir una sonrisa sana y bonita, pero para poder hacerlo en muchas ocasiones no basta con tener una buena salud bucodental y una rutina de higiene. Hay que recurrir a tratamientos dentales.

Y en este artículo vamos a descubrir los tratamientos de estética dental más demandados por los pacientes españoles, que son el blanqueamiento dental, las carillas dentales y la ortodoncia invisible. Según los expertos estas técnicas son las más demandadas en la actualidad para conseguir una sonrisa impecable, sana y reluciente.

  • Blanqueamiento dental 

Uno de los tratamientos estéticos con mayor demanda es el blanqueamiento dental. Con esta técnica se consiguen reducir varias tonalidades del esmalte dental, otorgando un color más blanco a la dentadura y un aspecto brillante de las piezas dentales.

Existen diferentes métodos de blanqueamiento dental, si optas por esta técnica deberías pedir consejo a especialistas. Pero el método más común consiste en una férula que contiene gel de peróxido de hidrógeno que se coloca en la dentadura y para que el producto tenga efecto se activa mediante una lámpara led. Tras una hora ya se aprecian los resultados y se consiguen reducir varias tonalidades del esmalte dental.

En algunas ocasiones además del tratamiento con la férula en clínica los especialistas aconsejan potenciar los resultados del tratamiento en casa. En estos casos suministran un gel en cubetas que los pacientes deben aplicar posteriormente en casa para reforzar esos resultados. Dependiendo de las necesidades del paciente tendrán que repetir este tratamiento en casa en una ocasión o varias, siempre siguiendo las recomendaciones e indicaciones del experto en la materia.

Normalmente el blanqueamiento dental tiene muy buenos resultados y las tonalidades que se han reducido con el tratamiento son de larga duración. Aunque aquí también juegan un papel importante la higiene oral de los pacientes y sus hábitos diarios. Y es que si te realizas un blanqueamiento dental pero no cuidas tu dentadura la duración del mismo no será igual que la de una persona con una estricta higiene dental y una cuidada rutina.

  • Carillas dentales 

Otro tratamiento estético con gran demanda en nuestro país son las carillas dentales. Este tratamiento sirve para corregir anomalías en el color de las piezas dentales, así como también disimula alteraciones en la dentadura como diferencias en el tamaño o la forma de los dientes.

Existen diferentes tipos de carillas dentales, siendo las más comunes las carillas de composite y las carillas de porcelana. “Las carillas de composite se suelen aplicar en una sola sesión y a diferencia de las carillas de porcelana no se rebaja el diente. También hay que indicar que a la larga necesitan un pulido de mantenimiento para conseguir el mejor resultado estético, pero son mucho más fáciles de reparar que las de porcelana. Como desventaja hay que indicar que el color puede verse alterado con el paso de los años, mientras que el tono en las carillas de porcelana es más estable”, explican desde Clínica Dental Gaudí, centro de referencia en medicina y estética dental en Terrasa.

El otro tipo de carillas dentales más común son las de porcelana. Al igual que las de composite tienen ventajas e inconvenientes, por lo que si estás pensando en carillas dentales deberías pedir consejo a tu especialista de confianza, que te indicará cuáles son las mejores para tu caso. No obstante, a rasgos generales, las carillas de porcelana otorgan una mejor estética, ya que el color es mucho más estable que las de composite por lo que se suele alterar mucho menos. También hay que señalar como desventaja que este tipo de carillas requieren rebajar o tallar un poco las piezas dentales, pero esta cuestión también depende de la posición de las piezas dentales de los pacientes y de su dentadura.

  • Ortodoncia invisible o invisalign 

Y el último tratamiento que no podía faltar en este artículo es la ortodoncia invisible, una técnica que ha crecido exponencialmente en los últimos años. Este sistema también conocido como invisalign permite alinear los dientes, al igual que la ortodoncia tradicional, pero cuenta con varias ventajas como que es más cómodo de utilizar, permite una correcta limpieza dental, no afecta a la estética de la sonrisa y suele ser menos doloroso que los brackets.

El tratamiento se basa en unos alineadores transparentes que se adaptan a la boca de los pacientes, ya que están hechos a medida, y que tienen el objetivo de ir alineando la dentadura poco a poco, por lo que se suele cambiar cada poco tiempo. A diferencia de la ortodoncia con brackets los alineadores transparentes se pueden quitar y poner, por lo que son mucho más cómodos de utilizar.

Y gracias a que se pueden poner y quitar se puede limpiar mucho mejor la dentadura durante el periodo del tratamiento, ya que por ejemplo con los brackets se suelen almacenar en ellos restos de alimentos y suciedad. Así como con la ortodoncia invisible no se suele limitar la ingesta de alimentos duros como sí ocurre con los brackets. Además, la principal característica de este sistema es que la ortodoncia invisible es prácticamente imperceptible a la vista, no afea la sonrisa como lo hace la ortodoncia tradicional. Y en el caso de eventos importantes, como una boda o bautizo, se puede evitar llevarlos durante unas cuantas horas al tratarse de una circunstancia extraordinaria. Pero tampoco hay que abusar de que las férulas se puedan quitar y poner, según los expertos al día se deben llevar puestas al menos 22 horas. Es decir, tan sólo se deberían quitar para la ingesta de alimentos.

En definitiva, el blanqueamiento dental, las carillas dentales y la ortodoncia invisible son los tres tratamientos dentales con mayor demanda en nuestro país. Pero como ya hemos indicado en varias ocasiones en este artículo es muy importante que antes de optar por un tratamiento concreto pidas consejo a tu especialista de confianza, ya que te indicará cuál es el método más idóneo para tu caso particular, teniendo en cuenta tus necesidades, objetivos y presupuesto.