Cómo tienen que cuidarse los dientes los más pequeños de casa

Cómo tienen que cuidarse los dientes los más pequeños de casa

Cuando tenemos hijos, surgen las primeras preocupaciones. Nos preocupamos de la alimentación, de su crecimiento, de su educación, etc. Sin embargo, no siempre le hacemos el caso que necesita a la salud bucodental de los más pequeños de casa. Por eso, hoy queremos hablar sobre el tema. Cuando nuestro niño va creciendo, surgen las primeras dudas. ¿Cuál es la edad para acudir a la primera revisión? Su primer diente roto. Lo que está claro es que no te tiene que dar reparo en acudir a una clínica dental con tu hijo.

¿Piensas que puede tener alguna caries o necesitar de ortodoncia? ¿Detectas problemas en sus dientes de leche o en los permanentes? ¿Te gustaría que aprendiera las principales técnicas de higiene bucodental? Son muchas las preguntas que los padres se hacen respecto a sus hijos. Y es que la infancia es el periodo más importante de la vida, en el que se establecen las bases de lo que va a constituir la etapa adulta. Y lo mismo pasa en la salud de los dientes. Las actitudes, conocimientos, competencias… que no se hayan desarrollado en aquella serán muy difíciles de modificar en el futuro.

Por este motivo, en los últimos años se ha apostado en las clínicas dentales por la odontología infantil u odontopediatría. Se ha convertido en la clave para conseguir que el niño o la niña adquiera las bases de una correcta higiene oral y pueda afrontar con éxito cualquier problema odontológico. Y es que al igual que se le explica cuáles son las pautas para dormir o para comer, hay que explicarles esta situación.

Qué es la odontopediatría

Estamos hablando de una disciplina que promueve la prevención y el diagnóstico precoz como las mejores armas para que los niños trabajen proactivamente en su salud bucodental. Ahora bien, este profesional no sólo se ocupa de la prevención. También es el encargado de los primeros tratamientos dentales en los niños. Son los primeros años de caries y sus consecuencias (empastes y endodoncias) y con los traumatismos, además de detectar y enfocar futuros problemas dentales.

Pero hay algo más, y lo más importante, que puede ser algo más que un dentista. El profesional de la odontopediatría se ocupa también de la psicología a la hora de tratar con su paciente infantil. Uno de los mayores retos a solventar por el dentista de niños es la odontofobia, el miedo al dentista. Desde hace muchos años ha provocado que muchos se echen atrás. Los dentistas antiguos no tenían empatía ni sabían tratar estos casos. Con la llegada del odontopediatra esto cambia.

El odontopediatra debe ayudar al niño a entender y asumir el tratamiento y su visita a la clínica dental como algo beneficioso y necesario” nos explican desde Clínica Dental Sedi. También debe ayudarle a relajarse y generar en su interior un estado de ánimo colaborativo y resiliente, para ello debe establecer con él lazos de confianza y colaboración que se traducirán en un incremento de la motivación del pequeño y en el éxito de los tratamientos que debe enfrentar.

Si esto no se hace, puede aparecer la temida odontofobia que va a mermar las posibilidades de que haya una buena relación entre niño y dentista. Y, con ello, va a sembrar las bases de la precarización de su salud bucodental. Hay que poner las bases para que el miedo se pierda, y los más pequeños de casa, vean visitar el dentista como una cosa agradable.

Ortodoncia

Los tratamientos de ortodoncia podían suponer un problema para el niño o la niña que los llevaba. Era muy duro para ellos. Era lo típico que en el colegio recibía un mote. Hace algunos años eran antiestéticos, no estaban tan normalizados como en la actualidad y no existían opciones adaptadas y personalizadas para los más pequeños. Ahora, por suerte, todo esto ha cambiado. Y en ello tiene mucho que ver la labor del odontopediatra.

En los tiempos que corren las ortodoncias se han modernizado y popularizado mucho. Ahora, son muchos niños y niñas los que llevan brackets y otros sistemas de ortodoncia para mejorar su sonrisa, además existen opciones bastante estéticas. De esta manera, los más pequeños no han perdido la autoestima al verse con eso en los dientes. El consejo que te damos es que lleves a tus hijos al dentista en cuanto puedas. Es el momento de que se vaya familiarizando.

En resumen, las ventajas de confiar en los odontopediatras es evitar la odontofobia con el miedo al dentista. Ayudar a niños y niñas a mejorar su prevención de la caries y las patologías dentales y fomentar una adecuada higiene bucodental.