Cómo revertir el envejecimiento de nuestra piel

Cómo revertir el envejecimiento de nuestra piel

Una piel tersa y brillante siempre se ha considerado sinónimo de juventud y belleza; y esa es la imagen que  todos queremos mantener durante mucho tiempo. Sin embargo, la realidad es que con el paso de los años nuestra piel va perdiendo luminosidad, aparecen las primeras arruguitas y la edad se va abriendo camino en nuestros rostros.

Este proceso suele empezar alrededor de los 30 años, según la doctora especializada en técnicas antienvejecimiento, Beatriz Beltrán: “Con la edad vamos perdiendo colágeno, elastina y ácido hialurónico, tres componentes primordiales para la piel y que generan arrugas o deshidratación”.

No obstante, muy contrario a lo que la gente piensa,  la especialista también explica que los signos de envejecimiento no son solo las tan temidas arrugas:

Nos notamos cara de cansados, nos levantamos y nos vemos el rictus más marcado, el ojo no tiene la misma vida, no está tan abierto, se empiezan a marcar patitas de gallo, el entrecejo… pequeñas arrugas de expresión que son muy sutiles pero que empiezas a notar y sientes que la crema como que se me queda corta, que a pesar de hidratarte parece que no es suficiente.

Si es verdad que este proceso de envejecimiento nos pasará a todos, sea cual sea nuestro ritmo, y es imparable. Sin embargo si hay cosas que podemos hacer para mantener nuestra piel lo más rejuvenecida posible sin importar el paso de los años.

Factores que influyen en el envejecimiento de nuestra piel

Existen algunos factores que están demostrados que influyen en el proceso de envejecimiento de nuestra piel y que podemos mantener bajo la lupa para actuar ante los primeros signos:

Los genes

Tienen un peso importante, pero no determinante; ya que según nuestro estilo de vida podemos cambiarlo.

Muchas personas, de acuerdo a su tipo de gen, tiene más predisposición al riesgo cardiovascular, enfermedades relacionadas con la osteoporosis, etc. Por lo que si sabes esto, puedes cuidar de forma más estricta tus huesos, tomar micronutrientes, entre otras medidas para frenar el avance de estas condiciones.

Factores ambientales

Otra verdad es que por muy buena genética que tengamos, la parte ambiental también es muy importante. Por ejemplo, si cuidamos nuestra alimentación y evitamos hábitos tóxicos que hacen que ese envejecimiento se acelere de una forma más acusada, estaremos ayudando a nuestra piel y nuestro cuerpo a mantenerse más joven y saludable.

Fotoenvejecimiento

Uno de los mayores enemigos del envejecimiento cutáneo es el fotoenvejecimiento, que no es más que el  envejecimiento producido por el daño solar, acumulado a lo largo de los años gracias a que nuestras células de la piel tienen un recuerdo solar que hace que con los años nos vayan apareciendo manchas. Por eso, si no nos protegemos correctamente del sol, no solo van a aparecer manchas, sino que incluso podemos llegar a tener enfermedades de tipo cancerígenas.

Estrés

Por su puesto, el estrés no podía faltar en la lista. Este funciona oxidativo a nivel celular y provoca una inflamación silenciosa, que ni vemos ni sentimos, pero hace que se acelere y que las células envejezcan mucho más rápido.

Hábitos que te ayudarán a luchar contra el envejecimiento de la piel

La doctora Beltrán asegura que “no existe una fórmula mágica, ni el elixir de la eterna juventud y que frenar el envejecimiento es imposible”, pero sí que hay muchas cosa que podemos hacer para enlentecer este proceso.”

Nuestros amigos de la Agencia Sant Pau, especialistas en el cuidado y atención de personas mayores, nos ayudan a hacer una lista de estas:

Hidrátate

Es  muy importante mantenernos hidratados. Esto no solo porque podamos sufrir lesiones por un posible desmayo callejero, sino que lo que ocurre en nuestro físico cuando estamos deshidratados es que parecemos mayores. Nos salen arrugas, y experimentamos decoloración y sequedad en la piel.

Por eso, beber al menos ocho vasos de agua al día debería ser tu objetivo si quieres mantenerte joven y sano.

Eso sí, no exageres. Los expertos advierten en que beber demasiada cantidad puede conllevar a una sensación física de deshidratación que alienta al cuerpo a almacenar grasa. Si bebes a poquitos y cada 15 minutos, las células entienden que nunca están totalmente hidratadas pero tampoco experimentan un grado elevado de sed, así que no reaccionan y la ingesta de agua no sirve de mucho.

Duerme lo suficiente

Cuando no dormimos bien, comienzan a aparecer uno de los enemigos número uno para frenar el paso del tiempo; las ojeras.

Lo bueno es que estás son evitables gracias a los diferentes correctores disponibles en el mercado que te ayudan a contrarrestarlas y, de paso, eliminar otras decoraciones y manchas de la piel propias de la edad. Así cubrirás la oscuridad de tu rostro rejuveneciendo el área de los ojos al instante. O más económico, durmiendo la cantidad de horas necesarias al día.

Haz ejercicio físico

Ya lo sabes, el ejercicio físico es saludable. Lo que tienes que cuidar es que sea en su justa medida, ya que en exceso es prooxidante y produce el efecto contrario al que buscamos.

Ten una alimentación saludable 

La alimentación influye directamente en nuestro cuerpo y como luce, ya sea para bien o para mal. Así que para que esta sea tu aliada debes mantener una dieta variada, con los nutrientes adecuados y que no exista ningún tipo de carencia

Practica el Mindfulness 

La práctica de cualquier técnica de meditación y mindfulness es beneficiosa. Incluso, existen estudios que han demostrado que se pueden ver cambios físicos en nuestras células gracias a ello.

Cuida tu apariencia

Para verte más joven, no solo se trata de cuidar nuestra piel, si no nuestra apariencia; y aquí, la ropa que usamos hace la diferencia.

Por ejemplo, según  Bobbi Brown en ‘Yahoo Health, no debemos dejar atrás a nuestros vaqueros inseparables: ‘ “Pitillos o ajustados, los vaqueros son una prenda fresca y juvenil a cualquier edad, sin importar el tamaño que tengas”. Así que procura hacerte con un jersey bueno, alguna camisa de ‘cachemire’ y cualquier básico de armario que combine.

Por su parte, en cuanto al calzado, ya ríndete con los tacones imposibles y mejor  empieza a ir cómoda con un tacón grueso o incluso zapato plano. Incluso, zapatillas, siempre y cuando no sean las pantuflas de andar por casa.

Unas manos bien hidratadas, las uñas cortas y pintadas en un tono oscuro, serán la clave para lucir unas manos más jóvenes.

Y por último, pero no menos importante, nuestro cabello juega un papel primordial. Sucede que este también envejece y a partir de los 40 hay que empezar a cuidarlo adecuadamente para conseguir que brille y luzca natural aunque llevemos un buen tinte cubriéndolo.

Dale una oportunidad a la cirugía estética

Si ya has probado todo y aún no sientes que hayas alcanzado tu objetivo, dale una oportunidad a la cirugía estética. Si cuentas con los recursos necesarios y tendrás tus cuidados y límites a la hora de pedirle ayuda al bisturí, puedes preguntarle al especialista por estas pequeñas infiltraciones que ayudan a que la piel se recupere más rápido.

Recuerda que si te sientes bien, te ves bien

Está comprobado que las personas perciben a la gente más risueña como más joven que aquellos que no sonríen tanto. Así que usa un buen kit blanqueador, haz alguna que otra visita al dentista y mantén una estricta higiene bucodental diaria, para lucir tu mejor sonrisa. “No solo hay que verse bien, también hay que sentirse bien”, explica Beltrán.