Queda mucho camino por recorrer para hacer de la salud dental un hábito en España

Queda mucho camino por recorrer para hacer de la salud dental un hábito en España

¿Cuántas de las personas que tenéis a vuestro alrededor ha sufrido en alguna ocasión problemas dentales que le han obligado a tener que pasar por el dentista de una manera más o menos urgente? La verdad es que una situación como esta es realmente frecuente en los tiempos en los que nos encontramos. Y es una verdadera lástima que así sea. No cabe la menor duda de que el dolor de muelas, encías o boca es uno de los peores a los que nos podemos someter y que hay que hacer todo lo que esté en nuestra mano para poder evitarlo.

Evitarlo depende de un buen manojo de cuestiones. Y todas requieren de un compromiso con nosotros y nosotras mismas. En primer lugar, hay que apostar por el cepillado de nuestros dientes al menos tres veces al día. Por otro lado, tenemos que saber que es importante acudir al menos una vez al año a ver a nuestro dentista. Además de todo ello, y no por ello menos importante, hay que cuidar de nuestra alimentación y apostar por la práctica deportiva. Ni que decir tiene que en eso se encuentra trabajando mucha gente.

Pero todavía queda mucho por mejorar, eso está claro. Una noticia publicada en la página web de Infosalus indicaba que el 20% de la población solo se cepilla los dientes una vez al día. La noticia apunta, además, que hay al menos 27 millones de personas en España que sufren alguna enfermedad periodontal, siendo la gingivitis la mayoritaria. Como es evidente, esto no nos deja nada tranquilos y demuestra que hay que insistir mucho más en el cuidado de nuestros dientes, por un lado, y seguir promoviendo consejos de mejoras de la salud dental, por el otro.

Un interesante artículo publicado en la web de National Institute of Aging indicaba algunas maneras de cuidar de los dientes y la boca, sobre todo en lo que tiene que ver con la limpieza de los mismos:

  • Hay que cepillarse suavemente los lados de los dientes con una pasta dental que lleve flúor y un cepillo de cuerdas suaves.
  • Hay que describir pequeños movimientos circulares al hacerlo.
  • Hay que cepillarse cuidadosamente las encías.
  • También hay que aplicarse suavemente la lengua.
  • También es recomendable usar hilo dental al cepillarnos los dientes.
  • Después de ello, hay que enjuagarse la boca.
  • Usar un cepillo de dientes eléctrico.
  • Comprar un cepillo de dientes con un mango grande para ganar en comodidad en el cepillado.
  • Fijar con una banda elástica ancha el mango del cepillo de dientes a nuestra mano.

Una de las máximas en lo que a salud se refiere es la que tiene que ver con el cuidado de todas y cada una de las partes de nuestro cuerpo. Descuidar solo una de ellas puede llegar a ser un error garrafal porque nos puede ocasionar problemas que terminen afectando a otro tipo de aparatos de nuestro cuerpo. Precisamente por eso es importante el cuidado de una zona que muchos descuidamos: los dientes, nuestra boca en general. Los profesionales de la clínica dental Equipo de la Torre nos han comentado que, aunque es cierto que más gente demuestra tener cuidado y ser responsable de sus dientes y boca, todavía queda mucho recorrido para hacer de este un hábito común a todos los españoles.

Una necesidad especialmente entre los niños y niñas pequeñas

La verdad es que el cuidado de la boca es algo necesario para todas aquellas personas que se precien. Con independencia de cuál sea nuestro sexo, creencia, poder económico o social, el cuidado de nuestros dientes es básico para hacer de la nuestra una vida feliz. Y es que no es feliz una existencia en la que, a diario, tengamos problemas para nuestros dientes. Eso nos ocasiona perjuicios a la hora de hacer varias de las mejores cosas de la vida, tales como comer o beber.

Para los niños y niñas, es evidente que es más indispensable que para nadie el cuidado de sus dientes, sobre todo por el hecho de que son los que más años tienen por vivir y, desde luego, los que  deben evitar siquiera la aparición de uno solo de los dolores de muelas que fastidian la vida a tanta gente. Ni que decir tiene que de eso dependerá, en buena medida, su calidad de vida.

Esos niños y niñas todavía, en muchos casos, no han sufrido problemas dentales de calado y por eso algunas veces no son conscientes de los riesgos que se asumen con este asunto. Y es eso en lo que deben hacer incidencia sus padres y madres. A fin de cuentas, les pueden hacer un gran favor gracias a ello. Un favor del que siempre estarán agradecidos y agradecidas.