Mentoplastia o Cirugía del Mentón

Mentoplastia o Cirugía del Mentón

El mentón o barbilla es la parte de la cara situada bajo la zona labial y denominada así por ser donde empieza la barba. De su forma y tamaño dependerá la estética del rostro, pues se caracteriza por aportarle a la cara una especial capacidad expresiva, así podemos decir, en términos generales, que cuando el mentón es muy afilado tiene una nota de maldad, cuando tiene poco volumen el rostro pierde personalidad, cuando es asimétrico desequilibra todos los rasgos faciales y cuando es demasiado prominente le aporta fuerza, dureza…, por lo que la gente inconscientemente asocia una barbilla más “fuerte” con más autoridad y confianza en sí mismos.

Por ello cuando se necesita modificar el tamaño o la posición del mentón o de la barbilla para conferirle al rostro una determinada forma que equilibre y armonice con los demás rasgos faciales, con el fin de lograr así un rostro más proporcionado y atractivo, se habla de realizar una mentoplastia, cirugía del mentón o genioplastia.

¿En qué casos puede estar indicada una mentoplastia?

  • Corregir posibles malformaciones como consecuencia de un desarrollo asimétrico de los huesos de la mandíbula.
  • Reconstrucción tras sufrir un traumatismo como parte de la cirugía reparadora.
  • Darle un aspecto más femenino al rostro luego de la reasignación de género.

Existen dos tipos de cirugía del mentón:

  • Aumento de mentón. Se someten a este tipo de intervención aquellas personas que presentan un mentón retraído o que es muy pequeño y también aquellas que desean darle más fuerza al rostro. Este tratamiento se puede llevar a cabo mediante diferentes técnicas como:

-Implantación de una prótesis de mentón, que puede ser de materiales diversos como silicona sólida o Gore-tex, en el caso de que el aumento sea leve o moderado. Para realizarlo el cirujano realizará una incisión dentro de la boca, entre la encía y el labio inferior lo cual no deja cicatrices o bien realizando una incisión en la piel por debajo de la barbilla que puede dejar una mínima cicatriz.

-Adelantamiento de una porción del hueso de la mandíbula, cuando el aumento del mentón que se pretende realizar es más pronunciado, en este caso se procederá a adelantar una porción del hueso hasta una posición determinada, fijándose posteriormente con placas y tornillos de titanio.

-Infiltración de tejido graso del propio paciente, que se extraen mediante liposucción y se inyectan en el mentón, con unos resultados permanentes.

  • Reducción de mentón. Se realiza para tratar aquellos pacientes que presentan un mentón demasiado prominente o para suavizar facciones. Para ello se realiza un lijado del hueso o mediante una osteotomía que permite acortar o estrechar la mandíbula.

Cuidados tras la intervención.

  • Tras la intervención el paciente puede sentir malestar o dolor que será aliviado con la toma de un analgésico prescrito por el especialista, así como algún antibiótico para evitar la aparición de una infección.
  • Se indicará una dieta líquida durante uno o dos días para a continuación pasar a una dieta blanda durante 3 o 4 días.
  • Guardar reposo. Es importante no hacer esfuerzos físicos, deporte o cualquier otra actividad, al menos en las cuatro semanas siguientes a la intervención.
  • Evitar golpes o rozaduras en la zona de la intervención.
  • Mantener la cabeza elevada. Los primeros días es esencial mantener la cabeza en alto todo el tiempo que se pueda. A la hora de descansar o dormir se deben utilizar almohadas que ayuden a mantener esa posición.
  • No fumar para evitar una mala cicatrización.
  • Evitar la exposición al sol y usar protección solar, al menos los primeros seis meses.

La mayoría de las veces la mentoplastia forma parte de una estrategia quirúrgica más compleja asociándose a la rinoplastia para generar un perfil global adecuado con proporciones armónicas en su conjunto. También se realiza como técnica de rejuvenecimiento, junto con otras modalidades de lifting.

Procedimientos estéticos más demandados

Según la Sociedad Española de Medicina Estética, España se sitúa como el quinto país del mundo que más intervenciones estéticas realiza, siendo durante el año 2021 las operaciones estéticas más demandadas las siguientes: elevación de mamas, liposucción de brazos, papada, abdomen, muslos y caderas, rinoplastia, blefaroplastia o cirugía de párpados, combatir el aspecto de cansancio, rejuvenecimiento del contorno de ojos mediante la aplicación de ácido hialurónico, etc. En este sentido, si vosotros queréis ir a tiro fijo y no jugárosla con este tipo de tratamientos, nosotros os recomendamos que os paséis por Medyglobal, quienes son líderes en el desarrollo e implantación de soluciones para la medicina estética y dermatológica, mediante terapias naturales, no invasivas, válidas para todo tipo de personas y con tratamientos biocompatibles y reabsorbibles.