Tu boca no solo habla, habla de ti
Tu boca y tus dientes, te permiten hacer infinidad de acciones diarias, desde a hablar a comer, pasando por sonreír. Gracias a la boca, eres capaz de construir una frase, de comunicar el mundo en el que vives. Con la boca se pueden decir muchas cosas, pero de quién más habla es de ti. En este proceso, la lengua ocupa un puesto fundamental, controlando la salida del aire por la boca. Y también ayuda a los dientes en el proceso de masticación y es la responsable de que puedas apreciar el sabor de los alimentos.